Hay edificios emblemáticos que, cuando se rehabilitan, parece que siempre han estado ahí luciendo como el primer día. Sin embargo, a veces hay que echar la mirada atrás para apreciar el cambio que producen en su entorno. La iglesia de San Agustín es una de estas joyas de Málaga que pasan a veces desapercibidas para el malagueño, pero su arreglo ha propiciado que se recupere la calle del mismo nombre y sede del Museo Picasso.

Para seguir leyendo pincha en el enlace de la noticia: La Opinión de Málaga.

Categories: Noticias

Comments are closed.

Twitter

No public Twitter messages.

Enlaces

  • Diócesis de Málaga
  • ARS Malaga
  • COAAT
  • Ayto. Malaga