Cuando en el pasado otoño la iglesia de la Santa Cruz y San Felipe Neri cerró sus puertas para ser restaurada, el propio obispo de la diócesis de Málaga, Jesús Catalá Ibáñez, se personó en las obras; allí inició su apuesta personal para que el templo recuperara su esplendor y su rehabilitación hiciera posible que el hermoso templo volviera lucir de la misma manera que se concibió en pleno barroco, cuando el Conde de Buenavista cedió su oratorio privado a los filipenses. Un año después, esa ilusiónha llegado a buen puerto y ayer se vivió el final de un capítulo a la vez que se iniciaba uno distinto. La obra que culminó Martín de Aldehuela en 1785 lucía de nuevo todo aquello que el tiempo y los avatares históricos se habían encargado de deteriorar o directamente eliminar.

Para seguir leyendo pincha en el enlace de la noticia: Malaga Hoy.

Categories: Noticias

Comments are closed.

Twitter

No public Twitter messages.

Enlaces

  • Diócesis de Málaga
  • ARS Malaga
  • COAAT
  • Ayto. Malaga