Historia.-  “Instituida en 1505 y confirmada en 1510.

Presenta tres naves separadas por pilares cruciformes que apean arcos apuntados, cubriéndose la nave principal con armadura muy sencilla de pares, tirantes y almizate, siendo las laterales de colgadizo. El Presbiterio presenta armadura octogonal con lazo de diez.

Como elemento barroco más interesante destaca el camarín-torre de ladrillo, de base cuadrada y remate octogonal, adosado a la cabecera de la nave del Evangelio.

En el exterior destaca la portada de los pies, obra en ladrillo y azulejería de estilo renacentista.

*Inventario artístico de Málaga y su Provincia. Tomo I Ministerio de Cultura

Actuaciones.-

NAVE PRINCIPAL:

Reparación de la armadura existente, Tratamiento curativo-preventivo de la totalidad de las maderas mediante inyección de productos específicos para la eliminación y prevención de ataques de agentes xilófagos.

Construcción de zuncho de hormigón en coronación del muro, para atado de la nave y colocación de los tirantes metálicos a dicho zuncho.

Impermeabilización mediante placas asfálticas onduladas tipo onduline.

Colocación de la teja árabe desmontada con mortero de cal de dosificación 1:4 en todas sus hiladas.

NAVE DELA EPISTOLA Y DELEVANGELIO:

El grado de deterioro es generalizado que obliga a una sustitución total de la cubierta, por otro lado era de factura moderna realizada en el año 1937.

Ejecución de una nueva estructura de madera, en madera de pino rojo.

PRESBITERIO:

Se realiza una sobrecubierta de madera, restaurándose la armadura ochavada, de la misma manera que la nave central.

ACTUACIONES EN FACHADA:

La fachada exterior del templo presenta una fábrica de aparejo castellano a base de hiladas de fábrica de ladrillo y mampostería.  La fachada principal y torre presentaban bastantes grietas reparadas tras el terremoto de 1884.

Se ha procedido a la limpieza eliminando, capas de encalados, picando puntualmente las zonas degradadas y desmontado los ladrillos y mampostería suelta. Se ha rejuntado de fábrica de ladrillo con mortero de cal, reconstruyendo cornisas de ladrillo y cosiendo las grietas mediante zunchados de hormigón

En la nave central se han recuperado la cornisa y canes mudéjares, destruidos al abrir unos huecos que dieran luz natural a la nave central, que igualmente habían deteriorado la solera de apoyo de la armadura que cubre dicha nave.

Finalmente se han reparado o sustituido las carpinterías exteriores de madera.

ACTUACIONES EN EL INTERIOR:

Previamente a la ejecución de los trabajos, se realizó un proyecto de actuación arqueológica consistente en la supervisión de los vaciados o remociones de tierras.

Seguidamente se procedió al levantado general de las solerías existentes, tanto la de terrazo como la original de barro que se encontraba en estado irrecuperable.

Una vez eliminada la solería, ante la presencia de enterramientos cristianos, se eliminó el rebaje del nivel de tierras inicialmente proyectado, para preservar los restos.

Se colocó un encachado de grava, lamina de polietileno y solera de hormigón. Se ha colocado una nueva solería de barro manual idéntica en forma y dimensiones ala primitiva. La solería de barro original existente en el coro, escaleras y camarines, han sido restauradas.

Se ha dotado al edificio de un aseo, así como la mejora en la accesibilidad, mediante la ejecución de una rampa, en la entrada lateral.

En cuanto a los revestimientos de los muros, las premisas de la actuación era recuperar la epidermis del edificio. Para ello se procedió a la eliminación de los enjalbegados de forma mecánica con espátulas, bisturí y escalpelo. Tras esta primera fase de limpieza se procedió a la consolidación y fijación de los estratos murarios, revocos y policromía, habiendo previamente picado los morteros, cementos y añadidos inapropiados. Las reintegraciones se realizaron con mortero de cal.

Esta actuación ha dejado al descubierto las interesantes pinturas murales que adornaban la iglesia y que fueron realizadas en el siglo XVIII.

Así en el camarín del Nazareno, podemos ver una serie de decoración de líneas barrocas de alegre colorido, así como peanas fingidas con técnica del trampantojo. En el camarín de la virgen de la soledad, se finge un dosel con columnas de mármol con un fondo blanco cubierto de estrellas, con zócalo de mármol negro.

En la nave del Evangelio, la más deteriorada en su revestimiento original observamos, tres capas distintas de enlucido de mortero. Por un lado la más antigua correspondiente al siglo XVI, que se distingue por un tono apergaminado y que aparece con un picoteado superficial, realizado en el siglo XVIII para poder adosarle una nueva capa de mortero. Junto a la ventana existen “grafitis” a lápiz de dicha época. La capa de revestimiento del siglo XVIII es la que aparece con resto de policromía y decoraciones. El resto de color blanco pertenece al revestimiento actual.

En esta nave cabe destacar la interesante decoración pictórica de la capilla de hueco tripartito, mediante hojas de acanto, motivos florales y luceros, quedando restos de una guirnalda de hojas de parra. Esta capilla por los restos de pintura que quedan debió de representar utilizando la tan barroca técnica del trampantojo o decoración teatral, una capilla con cúpula sobre pechinas, tal como ocurre en la colateral de la nave de la Epístola.

En esta nave tenemos un nicho central de medio punto con su intradós decorado con hojas de acanto. En el frontal aparece representada una capilla cubierta con bóveda sobre pechinas, que alberga un dosel con cortinaje decorado con flores de lis, rematado en un frontis con la frase ” forti egressa est dulcedo (del fuerte sale lo dulce) y con el león de Judá representado sobre las montañas.

El nacimiento de Sansón fue anunciado a su madre por el arcángel Gabriel. Sansón no debería de cortarse el pelo y debería de salvar a Israel de la mano de los Filisteos (jueces 13). En la fiesta de boda organizada por Sansón, el héroe propone a treinta mozos filisteos un acertijo. El acertijo es el siguiente: «Del que come salió comida, y del fuerte salió dulzura» La tradición cristiana utiliza el término de “León de Judá” para representar a Jesús de Nazaret, en tanto éste era integrante de la Tribu de Judá y en el Nuevo Testamento se le menciona como “perteneciente a la tribu de David”. Similar expresión se emplea en el libro del Apocalipsis para designar a Jesús: “Y uno de los ancianos me dijo: no llores, he aquí que el León de la tribu de Judá ha vencido para abrir el libro y romper los siete sellos”.

La hornacina está flanqueada por ángeles que aportan símbolos de la pasión (hisopo, martillo, clavos, lanza). Esta capilla por la iconografía que presenta debió albergar una imagen cristífera, probablemente el Jesús atado a la columna del que se conserva una foto en la sacristía.

El resto de los paramentos en los que no existan pinturas murales se han pintado con pintura mineral al silicato potásico.

Se han establecido varios espacios litúrgicos: la capilla penitencial a los pies de la nave del Evangelio, donde se ha dispuesto el confesionario, el baptisterio y la capilla sacramental, donde se ha colocado el sagrario restaurado.

El presbiterio se ha dotado de nueva mesa de altar y ambón en mármol blanco. El testero principal que cierra el templo, donde se encuentra la hornacina que alberga la imagen del crucificado, ha sido completado con un pequeño retablo que adorna la hornacina, decorando la misma con un fondo que representa a las tinieblas en la que queda el mundo con la muerte de Jesús, hasta su resurrección. El sol y la luna simbolizan a la Iglesia y la sinagoga o la antigua y la nueva alianza. En la parte superior a ambos lados, se remata con los escudos de  nuestro Obispo y del papa Benedicto XVI  que datan la actuación.

Se ha realizado también, una nueva instalación con una iluminación de tipo general y difusa que vaya dirigida a una mejor comprensión del espacio de la iglesia, y otra de tipo directo y localizada que descubra al visitante las imágenes y pinturas existentes. Así mismo se dota de una nueva instalación de Megafonía y se han motorizado y reparado las campanas.

Las imágenes del crucificado, la Inmaculada, el Cristo Resucitado, Virgen del Rosario, San José y San Isidro Labrador han sido restauradas por Gloria Fernández.

Se ha incorporado a la iconografía de la Iglesia un Calvario dela escuela Cuzqueña, y un cuadro de la Candelaria donado por el sacerdote José Luís Linares.

 

Categories: Obras Realizadas

Comments are closed.

Twitter

No public Twitter messages.

Enlaces

  • Diócesis de Málaga
  • ARS Malaga
  • COAAT
  • Ayto. Malaga