HISTORIA.- El origen del inmueble se remonta a un ambicioso proyecto inacabado, de Pedro Díaz de Palacios, entonces maestro mayor de la catedral de Málaga, al que se le encarga en 1629 la construcción de la Iglesia de San Pedro en el barrio del Perchel, como apoyo a la antigua parroquia de San Juan. Para ello se proyecta una iglesia de tres naves, capilla mayor, sacristía y torre, en la que se combinan elementos ornamentales clásicos, heredados del renacimiento, junto con el mudejarismo de la magnífica armadura de par y nudillo que cubre la nave. Por diversas causas, este proyecto no se concluyó, llevándose a cabo sólo la construcción de una nave, así como la simplificación de otros elementos, en la cabecera, y quedando la proyectada torre en una espadaña, eliminada posteriormente por la torre-campanario vigente. En el primer cuarto del siglo XVIII se construyó la monumental capilla del Sagrario, de claro estilo barroco, atribuida al maestro Unzurrunzaga. Destaca en ella su rica ornamentación, compuesta de exuberantes yeserías y pinturas, próximas al pintor malagueño Diego de la Cerda. A comienzos del siglo XX y después de los sucesos acaecidos en 1931 y 1936, al encontrarse el inmueble en estado ruinoso, se decide su reconstrucción, según los proyectos presentados en 1942 y 1943 por el arquitecto Enrique Atencia.

DESCRIPCIÓN DE LAS OBRAS.- La actuación realizada ha tenido como objetivo frenar y reparar el estado de deterioro que presentaba el edificio en su cubierta, muros y suelos, afectados por la humedad, que deterioraban los revestimientos y acabados, además de la renovación de la instalación de electricidad y megafonía del templo. En la Capilla sacramental y torre, se ha reparado la cubierta, sustituyendo elementos de madera deteriorados, tratamiento anti insectos xilófagos, reponiendo las tejas rotas, además de reparar la cruz de remate.

La terraza junto a la torre se ha dotado de una nueva impermeabilización con acabado de baldosa catalana. El resto de las cubiertas de las dependencias se ha realizado un retejado de las mismas.

A la armadura de madera de la nave se ha realizado una limpieza y un tratamiento curativo-preventivo de la totalidad de las maderas para la eliminación y prevención de ataques de insectos xilófagos.

En las fachadas se picaron los enfoscados realizados con mortero de cemento o zonas con revocos abofados, para posterior reposición de los mismos con mortero de cal reconstruyendo cornisas. Posteriormente se ha pintado de la fachada con pintura mineral al silicato, según estudio realizado mediante catas, que han permitido conocer el color primigenio. En la capilla sacramental se ha intervenido en la recuperación del revestimiento original.

La portada de piedra arenisca ha sido reparada mediante una limpieza manual, eliminación de morteros añadidos, limpieza mediante microproyección de partículas de vidrio micronizado con máquina a baja presión controlada. Posteriormente se ha consolidado por impregnación de un compuesto a base de silicato de etilo y finalmente, se ha hidrofugado.

Igualmente se ha reparado el tejaroz y el azulejo de Mensaque y Rodríguez que resguarda, existente junto a la portada principal, donde aparecen representados los Sagrados Titulares de la Cofradía de La Expiración.

En el interior se ha eliminado la solería de terrazo del templo y se ha repuesto con losas de mármol blanco y pasillo central en damero de mármol blanco y rojo. El Presbiterio que se recupera en sus dimensiones originales, se suela con baldosas de mármol rojo y negro dispuesto en damero. Previamente se han eliminado los desniveles existentes entre las distintas dependencias, así como en el acceso al templo mejorando la accesibilidad. El resto de las dependencias, se han solado con mármol blanco de Macael.

Igualmente se ha construido un nuevo baptisterio en el arco enfrentado a la Capilla Sacramental, albergando la antigua Pila Bautismal.

Se ha dotado al templo de un zócalo de mármol rojo con incrustaciones de mármol negro, que evita el constante deterioro por el uso. En el presbiterio se ha colocado un zócalo de madera, a modo de sillería coral, acorde con el carácter arquitectónico del templo. Se ha dotado al templo de una nueva instalación eléctrica y de iluminación para los usos de culto, así como de catequesis en las salas anexas. Así mismo se dota de una nueva instalación de megafonía. Finalmente se ha procedido a pintar el interior en color blanco roto, según catas realizadas en las partes superiores de los muros menos repintados a lo largo del tiempo. Se han reparado y repuesto las carpinterías de madera.

Categories: Obras Realizadas

Comments are closed.

Twitter

No public Twitter messages.

Enlaces

  • Diócesis de Málaga
  • ARS Malaga
  • COAAT
  • Ayto. Malaga